sábado, 7 de enero de 2017

Para el chico que mató una parte de mí.

Me dijo que se quedaría conmigo.
Conmigo, la chica cuyas manos se deshacen en ansiedad cuatro veces por minuto, 
la chica que no sabe diferenciar entre pasión y dolor,
la chica con un corazón permanentemente abierto, que necesita más
de lo que jamás podrá dar.

Dos años
de lo que creí que significaba eternidad 
aplastados
bajo el peso de otra chica en su cama. 

Me digo que no quiero recordarlo, que no necesito
recordarlo, pero cuando todo lo que me rodea
ha sido tocado por su recuerdo, no puedo evitar intentar
armar el rompecabezas de nuevo.

En realidad ya no duermo por las noches, ¿lo ves?
Mis sueños se convierten en pesadillas, cubiertas
en la imagen de él y ella, con la felicidad atorada
entre sus dientes,
mientras mi corazón se pudre con melancolía.
Algunas veces
los pedazos se caen cuando trato de besar otras personas;
los guardo en mi bolsillo, rápido y en silencio,
esperando que no noten su nombre llenar
los espacios que crean - no entiendo como
no lo sienten en mi lengua tan claro como yo,
como no sienten la manera en que me imagino tocando su rostro,
no el de ellos, en la oscuridad de habitaciones extranjeras.

Pero esta no soy yo pidiendo compasión,
esta no es una solicitud de lástima en forma de poema, este es
mi cierre. Esta es la tan esperada aceptación de aquello que me dejó
caminando por los pasillos de mi trabajo llorando, aquello
que causó una erupción volcánica de amargura e inquietud en mi
pecho. Esta soy yo
aceptando el hecho de que cuando lo besé
por última vez, sentí el nombre de ella marchando en su garganta.

Espero que ella le escriba poesía. Espero que consuma toda
la oscuridad dentro de su cabeza que él nunca me dejo alcanzar.
Espero que ella le haga ver que vivir falsamente no es una
manera de vivir cuando hay personas afuera que
darían su mundo y su corazón para garantizar que él viva
con un gozo que ellos jamás sentirán.
Espero que él tome nota del error que cometió.
Yo lo hice.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

quizá me rompiste el corazón porque querías que te escribiera un poema,

aquí está: cobarde.

lunes, 2 de febrero de 2015

Him.

He says he's not good with words
But everytime I feel sad
He puts Shakespeare to shame trying to make me smile.

He doesn't talk much but whenever he holds my hand before we say goodbye
it feels like he is saying
Please be safe, you are already mine.

He tells me he loves me
As if it was the most obvious thing in the world
And when I ask him
A dozen times
Do you love me?
He looks at me confused
Like the answer is obvious
And I shouldn't have to ask
But he doesn't talk about that, Instead,  he hugs me tight and tells me
Yes
I do
I love you
He says it in a voice that resembles the moment when you explain something really basic to a 5 year old.
He says it,
And he kisses me hard.

And I want to tell him;
I ask if you love me so many times because I can't believe someone like you could love me.

I ask if you love me with a shaky voice because I fear the day your answer is no.

I want to tell him that I trust him  that I don't think he lies to me

But miracles like him
rarely
happen in the universe
And I haven't felt this blessed in a long time.
So I smile to myself, look up to his beautiful face
And close my eyes before I rest on his chest
And he kisses my forehead
And it feels like he's saying
I know how you feel baby
And I love you still.

sábado, 3 de enero de 2015

Everytime we say goodbye.

We've broken up
As many times as I've dyed my hair
And maybe
It is not a coincide
Maybe
Everytime you leave
I feel the need to become someone else
Someone who won't miss you
Who won't think about you
Someone you don't know anymore.
And every time we say goodbye I dye my hair
And you let your beard grow
Like some kind of revolution
Against each other.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Es una historia un poco curiosa.

Algunos días me despertaba y salía de la cama
y cepillaba mis dientes como cualquier humano común 
algunos días despertaba y me quedaba en la cama
y miraba el techo y me preguntaba cuál demonios 
era el punto de salir de la cama y cepillar
mis dientes como cualquier humano común.

10 cosas que le diré a mi futura hija. - Julia LaValley

  1. No salgas con un chico al que no le importa cuál es tu canción favorita. El chico al que no le importe que melodías encienden las cuerdas de tu corazón con amor y asombro mientras ves las luces de la calle pasar en el último tren hacia tu casa, no le importará cuando sean las 2 de la mañana y tu corazón se esté rompiendo.
  2. No dejes que nadie te doble como la bufanda del invierno pasado y te guarde con otras más en una caja con etiquetas. Incluso cuando hay truenos y el cielo está llorando, tú eres el vestido de verano favorito de tu madre. Debes llevarte a ti misma como si lo creyeras.
  3. Todos somos historias. Escribe la tuya como quieras. Haz que el capítulo de hoy sea acerca de tomar a propósito el autobús equivocado y así descubrir una pequeña tetería azul, o hacer corazones de origami una y otra vez sentada junto a tu ventana. Solo asegúrate de que sea algo que disfrutarías leer.
  4. Siempre intentaré salvarte.
  5. Algún día, tendrás 19 años y te sentirás perdida y con el corazón roto y pensarás en un lugar que viste en la televisión o escuchaste o leíste en un libro o del que viste una foto. Sentirás que tu corazón se cae hacia tu estómago. Ve a ese lugar. Por un día, un mes, por siempre, pero es importante que vayas.
  6. El mundo es hermoso. No dejes que el vagabundo afuera de la tienda o las historias de armas y bombas en la televisión te hagan creer lo contrario. Todos estamos tan perdidos. Todos nosotros. Todos lo demostramos de maneras diferentes. Yo escribo malos poemas. Otros inician guerras. No hay maldad inherente, solo gente buena intentándolo con mucha fuerza.
  7. Amo todo acerca de ti.
  8. El dinero convierte a las personas en mentirosos y fantasmas emocionales. Las calificaciones son una inexacta representación de ti. Mide el valor de tu vida en cuántas veces casi pierdes la vida a causa de la risa, en cuántos libros has cerrado con lágrimas de alegría en los ojos, en la vida de cuantas personas has llevado gozo, cuantos malvaviscos has comido o países visitado.
  9. Nunca dejes que te digan que dejes de llorar. Llora si quieres hacerlo. Está bien. Lo tienes permitido.
  10. Mi mejor amigo me dijo una vez que la decisión más importante que alguna vez tomó fue amar a todos y todo. Él es la única persona que conozco que tiene un aura visible alrededor. No olvides amar este mundo, amar a las personas. Sé luz. Ya eres mía.

lunes, 10 de noviembre de 2014

How to know if she's the one (1/?)

If she doesn't scare the hell out of you a little, she’s not the one.